11 de marzo de 2014

Mini Cupcakes de dulce de leche


La receta de hoy lleva una dedicatoria muy especial a alguien que ocupa un lugar importantísimo en mi vida: mi amigo Ximo. Ponerle la etiqueta de "mejor amigo" es quizá demasiado común, demasiado trillado, suena a adolescencia. Nuestra amistad es más profunda y más especial, más cómplice y más surrealista. Un buen día Dios me puso a tí en su camino, o le puso a mí en tu camino, o te puso a él en mi camino, o algo así que no acabo de entender, y pensamos: "anda, si éste/a es del mismo planeta que yo". Con Ximo puedo pasar de hablar de Nietzsche, de política o del sentido de la vida a estar riéndome sin parar durante horas en conversaciones desquiciadas sin fin que, por el bien de la humanidad, deben quedar entre nosotros.

No voy a decir lo que pienso de él como persona porque se pondría muy creído, y prefiero que permanezca sencillo y humilde. Sólo diré que es alguien que está destinado a grandes cosas. Como él mismo dice, no aspira a mucho: "el Planeta, un Óscar, la portavocía del Gobierno". Yo creo que se queda corto con esas aspiraciones. Nunca le he oído mencionar su deseo de ser miembro del consejo de administración del Holding Pastélite S.A., por ejemplo.


El caso es que sea lo que sea de nuestros respectivos caminos, estemos lejos o cerca, sé que siempre habrá un puente que lleve de su vida a la mía y viceversa. Siempre podremos contar el uno sobre el otro para compartir cosas como la foto de la carta de un restaurante de Bruselas donde pone "tetilla cheese" o su opinión sobre una película de Terrence Malick, hablar de la situación en Ucrania, de documentales apocalípticos de National Geographic o disfrutar juntos de un buen desayuno en una terraza al sol. 

Podría seguir hablando de nuestra amistad, pero le prometí un minuto de gloria en mi blog, y no hora y media, así que vamos con la receta de hoy: unos mini cupcakes de dulce de leche, que es el dulce preferido de Ximo (que en otra vida fue argentino, además de zar, dandy y filósofo).

Me alegro mucho de que mi idea de dividir las publicaciones del blog en recetas laboriosas (los martes) y recetas facilitas (los viernes) haya tenido buena acogida. Cuando os pregunté la semana pasada si considerabais que los cupcakes correspondían a la primera o a la segunda categoría, algunos me dijisteis que no dejaba de ser un bizcocho tipo magdalena, y otros que os parecían más bien complicados, sobre todo por la cobertura. Cuando me decida a conquistar el mundo y sea vuestra Líder, haré mi santa voluntad, pero de momento actuaré de forma democrática y haré caso de la mayoría, que considera que los cupcakes son tirando a difíciles. Si cambiáis de idea al ver la receta de hoy, ¡¡decídmelo!!

Consejos:

> Si no tenéis batidora eléctrica, no pasa nada: se pueden usar unas simples varillas tanto para el bizcocho como para el frosting.
> Le tengo un poco de manía al buttercream tradicional, que me parece empalagoso y de textura desagradable. Éste es uno de los frosting que prefiero: gracias al mascarpone, tiene suficiente cuerpo como para que sea fácil de manejar con la manga pastelera, y como el dulce de leche ya es dulce de por sí, no hace falta añadirle azúcar.
> Los dos trucos más fáciles para saber si un bizcocho o un cupcake está hecho son: pincharlo con un palillo y comprobar si el palillo sale seco, o presionarlo ligeramente con el dedo. Si el bizcocho vuelve a su sitio, es que está hecho, si el dedo se queda marcado, es que aún no está.
> No os preocupéis por la manga pastelera y la boquilla: lo mejor es ir probando y ensayando hasta adquirir el gesto y el resultado que buscáis. De hecho en los cupcakes que salen en la foto yo me equivoqué de boquilla: quería usar la normal en forma de estrella y cogí una de estrella cerrada sin darme cuenta. Pero me gustó cómo quedaba, y entonces no la cambié!

Ingredientes (para 24 mini cupcakes o 12 cupcakes):

- 100g de mantequilla a temperatura ambiente
- 100g de azúcar
- 1 pizca de sal
- 2 huevos
- 6 cucharadas soperas de leche
- 160g de harina
- 1 cucharadita de levadura en polvo
- 120 g de dulce de leche

Para el frosting:

- 100 g de dulce de leche
- 100 g de mascarpone

Elaboración:

Precalentar el horno a 180ºC y preparar un molde de (mini) cupcakes con cápsulas.

Batir la mantequilla con el azúcar hasta que esté cremoso y ligero.

Añadir los huevos y seguir batiendo un par de minutos. Añadir la leche.

Incorporar la harina mezclada con la levadura.

Añadir el dulce de leche y mezclar bien.

Llenar las cápsulas de cupcakes a los 3/4 de su capacidad y hornear entre 20-25 minutos, dependiendo del horno y del tamaño de los cupcakes.

Sacar los cupcakes del molde (cuando ya no queme, obviamente) y colocar sobre una rejilla para que enfríen.

Mientras tanto, se prepara el frosting, batiendo el mascarpone y el dulce de leche hasta conseguir una textura lisa y uniforme. 

Adornar los cupcakes usando una manga pastelera con la boquilla que más os guste.

Decorar, si se desea, con azúcar dorado.



33 comentarios:

  1. Me encanta el Dulce de leche, he hecho alguna vez cupcakes de dulce de leche, pero lo que me ha superencantado es la receta del frosting, sencilla y sin tanta mantequilla y azúcar. Una pregunta, las veces que he usado mascarpone se me quedan grumitos, bolitas...no se si es por la calidad, o porque no se tratarlo bien. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segura que te gustará ese frosting, es de mis preferidos!!
      Los grumitos en el mascarpone pueden ser porque esté demasiado frío, y como es muy espeso cuesta "homogeneizarlo". A mí también me ha pasado, y he comprobado que lo mejor es hacer el frosting con varillas: ni espátula ni cuchara! Y sacar el mascarpone de la nevera un ratito antes. Espero que así te salga perfecto, ya me dirás! :)

      Eliminar
    2. Genial!! Muchas gracias, es que me encanta el mascarpone , mas que el queso philadelphia, y cuando quieres hacer un frosting de queso y quieres usarlo con boquilla queda mejor pq es mas consistente., pero claro no queria cambiat consistencia por grumos...jejeje. Muchas gracias!!

      Eliminar
  2. Yo también le tengo manía al buttercream, hago el frosting como tú, con queso. Me encanta como han quedado y en mi casa gusta muchísimo el dulce de leche, tomo nota de la receta para probarla en casa, a ver que les parece.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez descubro a más gente que es anti-buttercream, como yo! ;)
      Lo bueno del mascarpone es que tiene un sabor más neutral que el queso crema.
      Espero que les guste en tu casa y que me cuentes!!
      Un besot!

      Eliminar
  3. Bueno, bueno, bueno... como buena argentina estos cupcakes son mi perdición! Apuntados están para la próxima receta que haga de cupcakes! Besotes! Gaby de Las Cosas Ricas de Gaby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gaby, si es que los argentinos nos habéis enamorado a todos con el dulce de leche!!!
      Espero que los pruebes y que me digas! Besos!

      Eliminar
  4. Que pinta para comerselo ahora mismo!!besos

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa, buenos días.
    Antes que nada felicitarte por ser afortunada en tener un amigo como Ximo ) mi cuñado se llama así, es de Tortosa y allí los Joaquines son Chimos). Estas amistades hay que mimarlas para que duren toda la vida.

    Y el postre que nos presentas hoy, pues una tentación total, habrá que probarlo ya de ya y más ahora que tengo mascarpone casero de sobras, jajaja.

    Bueno el dulce de leche también se hace casero de una forma bien fácil.

    Un abrazo y hasta pronto.

    *Pilar*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los Joaquines son Quinos, Chimos o Ximos, según la zona de España, es verdad!
      Tienes la excusa perfecta para probar la receta, es ideal para todo ese mascarpone casero que has hecho!! :)
      Un abrazo Pilar!

      Eliminar
  6. Hola María, pues yo tampoco conocía tu blog! pero tiene una pinta estupenda. Estos cupcakes deben de entrar solos!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Ana, y al ser pequeños te los comes con menos culpabilidad! ;)
      Besos!

      Eliminar
  7. ¡¡Hola María!! ¡¡Felicidades por esa amistad eterna con Chimo y por estos fabulosos cupcakes de dulce de leche!! Tener amigos de verdad no está al alcance de todo el mundo, hay que saber cuidarlos y estar ahí en lo bueno y en lo malo. Y no siempre es fácil.
    Respecto a los cupcakes, me ha encantado la crema de mascarpone y dulce de leche. ¡¡Tiene que estar deliciosa!! ¡¡Y sin mantequilla ni kilos de azúcar glas!! ¡¡Felicidades!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isabel!!!! No sé qué decirte, salvo darte la razón en todo! :) Es cierto que una amistad así no está al alcance de todo el mundo, así que hay que cuidarla mucho para que sea eterna!
      El frosting te gusta seguro, es lo más sencillo del mundo pero delicioso de verdad.
      Un besote!

      Eliminar
  8. Joba... no me hagas esto!!! Hoy que me he prometido que no comería ningún dulce... Me lo estás haciendo pasar fatal porque... que pintaza tienen!!!

    Un besito,
    Sandra von Cake

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, lo siento mucho Sandra, es que soy muy mala gente!! ;))
      Es una pequeña venganza porque se me abre el apetito cada vez que visito tu blog! ;)
      Besos!

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Siempre hay que caer en la tentación… ;)

      Eliminar
  10. Qué ricos cupcakes para una bonita amistad =)
    Me encantan esos platos o esos sabores que te recuerdan a alguien, o que haces por alguien...Son doblemente especiales^^
    Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón del mundo!!! Las recetas que tienen componente sentimental son lo más especial que hay! Besos!!

      Eliminar
  11. Tienen una pinta buenísima con esa cremita, tu amigo se habrá puesto las botas y sigue cuidando esa amistad tan bonita, un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Carmen, esas amistades hay que cuidarlas mucho mucho!
      Un besazo!!

      Eliminar
  12. La amistad con Ximo es de esas amitstades que valen la pena y que perduran en el tiempo. Dile que su minuto de gloria nos ha llegado y nos ha dejado con ganas de saber más de su estelar trayectoria planetaria hacia el estrellato :)
    Bueno, yo dije que los cupcakes en los martes no por difíciles, sino por más elaborados. Vamos que no es de esas cosas de... tengo 5 minutos y me pongo a hacer cupcakes :P
    Yo también odio el buttercream y creo que por eso nunca he hecho cupackes y nunca los he comido... sí, sé que existe el fondant, pero es que lo odio aún más que al buttercream... jajajajaj
    besos y feliz día

    P.D.: tal como está hoy día la política ya me gustaría a mí tener una presidenta del gobierno como tú. Por cierto, aún puedes presentarte a las europeas, que estás justo ahí, en el ajo, y podrías formar grupo parlamentario con Ximo y alguno más ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Aisha, no tengáis dudas de que os mantendré informados de sus múltiples éxitos a medida que vayan ocurriendo, jajaja!
      He consultado con él lo de formar grupo parlamentario y le ha gustado mucho la idea. Lo que pasa es que yo no hablaba de ser presidenta del gobierno sino Líder Planetaria, entonces igual me pienso si aprovecho mi presencia en Bruselas para tomar el Poder, jajajajaja Os nombro a Jose y a ti ministros seguro! ;)

      Volviendo a temas culinarios, yo también odio el fondant aún más que el buttercream, por eso busco recetas que me permitan hacer cupcakes sin que me de un coma hiperglucémico. Un día se me ocurrió mezclar dulce de leche con mascarpone sin añadirle una pizca de azúcar, que ya bastante lleva el dulce de leche… y me encantó el resultado. A ver si te animas y los pruebas, que creo que sería ideal como primer cupcake!! Mecachis, si lo llego a saber te mando una cajita… ;)
      Besos y felices vacaciones!!

      Eliminar
  13. Hola María! me alegro de que aterrizases en mi blog, porque gracias a eso, ahora lo puedo hacer yo en el tuyo! Me encantan tus recetas, asique tengo intención de quedarme por aquí!! Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por devolverme la visita, Patricia! Un besote y nos seguimos viendo!

      Eliminar
  14. :) una receta maravillosa, y me encanta el toque de dulce de leche con mascarpone. Las palabras que le has dedicado a tu amigo son preciosas :) fijo que se pone bien gordo de leer todo lo que le has dicho, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa!! Sí que le ha gustado mucho mi dedicatoria pero no hay riesgo de que se ponga gordo porque es muy delgado, jajaja! ;)
      Besos hacia London!

      Eliminar
  15. María que bueno, me encanta! Qué bonito detalle dedicarselo a tu amigo, así da gusto!!! ^^ Yo tambien tengo una amiga con la que me pasa eso, nos conocemos desde los 4 años, y nos pasa lo mismito, podemos hablar de temas super serios y transcendentales, como de cosas nimias, y de ahí pasar a las conversaciones más estrambóticas que te puedas imaginar, a parte quedan las muchas horas vivencias compartidas. Una receta impresionante, tiene que estar rico no, lo siguiente!!! Besitos
    Carlos-Chocoboss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues Carlos, que afortunados somos los dos, sólo puedo decir eso!!! Las amistades así son una suerte tremenda!
      Y los cupcakes están buenos, pero debe ser difícil acertar contigo, con todas las delicias que haces...
      Besitos, chocoboss! :)

      Eliminar
  16. Que bocados tan deliciosos!! Como son minis tendrás que darme varios, jejejeeee. Me encantan!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Hola María!! Me he pasado a ver tu blog, me has dejado intrigada! Pero, que me quedo. Menudos cupcakes con el dulce de leche! Qué delicia!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...