27 de septiembre de 2016

Cheesecake de mascarpone, fresas y Oreo



Tengo una peculiaridad. Bueno, seguramente tenga varias, pero tampoco voy a desvelarlas todas de golpe. La peculiaridad a la que me refiero es que no me gustan las tartas de queso o los famosos cheesecakes... Cuando lo digo la gente suele llevarse las manos a la cabeza entre exclamaciones, rasgándose las vestiduras. Es asombrosa la cantidad de gente que ADORA las tartas de queso. Conozco gente que se la pide de postre siempre que figura en la carta, aunque sea después de una cena copiosa: es algo que entiendo aún menos que la teoría de la relatividad. Hay gente que va al Starbucks sólo por el cheesecake, y gente que muere de emoción sólo al oír la palabra.

A mí no me gusta, no me la pido nunca, y sólo he comido algún trocito últimamente por culpa de este blog... Al fin y al cabo quería publicar alguna receta de cheesecake aquí, y ya que lo hago, pues lo pruebo para ver a qué sabe... Éste que os traigo hoy no estaba mal. Las galletas Oreo y el mascarpone se combinan bien, y me encantó que tuviera fresas enteras dentro (ya sabéis que soy muy frutera). Aún así tampoco me mató, pero no os podéis fiar de mi opinión en esto... El día que la hice, dos amigos míos se pelearon por el último trozo y el que no lo consiguió (que es francés) aún mira mal a la que lo consiguió (inglesa). Imagino que un cheesecake que pone a prueba las relaciones de amistad y crea conflictos diplomáticos entre países, es un buen cheesecake.

8 de septiembre de 2016

Cookies Perfectos




¡Aquí estoy de vuelta después de unas fantásticas vacaciones de verano en Alicante! Para retomar rápidamente las buenas costumbres, esta semana traje a la oficina unos cookies para deleite de mis compañeros. Uso una receta que saqué del blog C'est ma fournée, adaptándola un poco. Es una receta infalible, rápida, que da unos cookies para mi gusto perfectos. Los he hecho ya muchas veces en diferentes ocasiones. Esta vez mi compañera Anna me pidió la receta para hacerlos con su hija y me di cuenta que no la tenía publicada, así que aquí estoy para remediarlo.

12 de julio de 2016

Tarta de albaricoques



Están pasando bastantes cosas feas en el mundo político últimamente, no os parece? Bueno, igual no es últimamente: malas noticias nos vienen casi siempre. Pero aquí, en mi pequeña burbuja, nos estamos tomando lo del Brexit y sus múltiples repercusiones muy a pecho. Fue un verdadero shock, y no se deja de hablar del asunto. En vez de acostumbrarnos a la idea según iban pasando los días, parece que somos cada vez más conscientes de lo que significa la salida del Reino Unido de la Unión Europea, y cada vez alargamos más la lista de lo que eso implica. La noticia de Barroso fichando por Goldman Sachs no ha hecho más que ahondar en el pesimismo ambiente. Corren tiempos difíciles para los europeístas. Los que creemos en este proyecto imperfecto pero necesario andamos como don Quijote...

Así que hoy he decidido traeros una tarta fea, que tenía ahí pendiente de publicar desde hace algún tiempo. Es fea, pero es una de mis preferidas. He intentado hacer versiones más estéticas, usando otros moldes y cortando los albaricoques de otra manera, pero aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Esta tarta es fea y no hay nada que hacer. Habrá quién diga que no es fea, que es "original" o "diferente", como cuando se dice de un niño que es "simpático" o "espabilado" por no decir que es horroroso. 

Me podría lanzar en una metáfora sobre la tarta fea como símbolo del Brexit, los albaricoques escondidos como símbolo de las mentiras, la acidez de la fruta representando la sorpresa del resultado del referéndum... Podría decir que la tarta está muy buena y eso demuestra que la belleza está en el interior, etc. etc. Pero la verdad, sería rizar el rizo.

22 de junio de 2016

Bizcocho marmolado de vainilla y chocolate



Llevaba mucho mucho tiempo buscando una receta de bizcocho marmolado a mi gusto... Que supiera a chocolate y a vainilla y que tuviera una cierta textura, no demasiado ligera, sino más bien suave y tierna. Después de probar varias recetas, he dado por fin con la que me ha convencido, y por supuesto aquí la comparto! 

Es una receta de Christophe Felder y creedme: es muy muy fácil de hacer. Ni claras a punto de nieve, ni técnicas ni utensilios extraños. Necesitáis un molde de bizcocho y una batidora, aunque también lo podríais hacer a mano.

Al ser muy rica en grasa, porque tiene mantequilla y nata, y pocos huevos, tiene una textura blandita pero rica en sabor, como los brownies. Por una vez no me voy a la ligereza y "esponjosidad" que siempre suelo buscar! Os garantizo que os encarará.

No sé muy bien cómo conseguí hacer esos dibujos tan bonitos... Lo único que hice fue unos "ochos" con un palillo, pero cuando partí el bizcocho me encantó cómo había quedado. Si lo hacéis, mandadme fotos que vea como os ha quedado a vosotros!!

Termino hoy haciendo un poco de publi! Mi madre, que es una artistaza, acaba de empezar un blog para enseñar sus miniaturas... Os pido que os deis un paseo para ver lo que hace, porque os vais a quedar boquiabiertos!! Es por aquí: http://miniaturas-ily.blogspot.com No me digáis que no es maravillosa! Estoy muy orgullosa de ella, de sus obras y de que haya empezado un blog con (casi) 74 años. ¡Un aplauso para mi mami!

18 de mayo de 2016

Cupcakes de frambuesa




Ayyyyy, cuánto tiempo sin publicar... Mucho. Demasiado. Lo sé! No es que haya estado viviendo con una tribu del Amazonas en un lugar sin internet, no. Tampoco he desarrollado una alergia al azúcar o a la harina. Ni he dado luz a sextillizos. Tampoco es que, como dice mi amigo Ximo, "se me ha pasado". Realmente no tengo otra excusa que la vida que llevo... O vidas, como diría mi madre. Hago tantas cosas, tengo tantos intereses diferentes y me meto en tantos líos que me cuesta tener tiempo para todo en una sola vida! 

Así estuve con esa sensación de no tener tiempo para el blog hasta que ocurrió lo siguiente: me tuve que poner a estudiar. Y fue sentarme en la mesa con el ordenador y mi mente empezó a divagar y a ocurrírsele mil cosas con las que distraerse. Pero cosas que no implicaran salir de casa, claro, porque en realidad estaba estudiando. Más o menos. Y ahí, entre test y test (estoy preparando una oposición), volví a meterme en mi blog, y a darme cuenta de que tengo ni más ni menos que 47 entradas pendientes de publicar... ¡¡47!! A alguna le faltan fotos, en varias tengo que traducir la receta, en otras tengo que escribir la introducción... Pero vamos, yo no he dejado ni un momento de "repostear", así que tengo muchísimo material para publicar. Espero ser constante, porque mucha gente me ha reclamado diciendo que me echaban de menos, y quiero recompensarles por su paciencia!

Regreso con estos cupcakes de frambuesa muy sencillos pero súper ricos (receta de Michalak). Siempre suelo hacer mini cupcakes, en vez de cupcakes tamaño estándar, para que la gente pueda probar dos o tres sabores diferentes, y porque en mi mente de no-golosa comerse un cupcake entero significa ser incapaz de probar el dulce en un mes. No obstante, en este caso, fue un error. La gracia de este cupcake esel relleno de compota, y en un mini cupcake no cabe mucho relleno! Recomiendo pues hacerlos grandes!! Así los haré yo la próxima vez.





27 de octubre de 2015

Rosas de manzana y hojaldre



Mis disculpas a los seguidores de Pastélite por estas largas semanas sin publicar nada! Me he sentido como en una relación de amor no correspondido (siendo yo la mala), porque mientras veía que el número de fans en Facebook y de seguidores en Google+ crecía y crecía, yo en apariencia pasaba de vosotros y no publicaba nada... ¡Lo siento! Que sepáis que el amor es totalmente correspondido y Pastélite no ha dejado de querer a sus fans ni de acordarse de ellos!!! Y qué mejor prueba de amor que un precioso ramo de rosas... comestibles? :)

1 de agosto de 2015

Scones exprés


¿No te has levantado nunca un domingo con ganas de un desayuno rico y especial? Algo, a poder ser, rápido de hacer... Porque el sábado se te olvidó preparar algo. O no tuviste tiempo. O no sabías que te levantarías el domingo con antojos. ¿Qué puedes hacer? Vestirte, ir a la panadería, hacer cola y comprar algo de bollería que puede dar el pego, pero no es casera. También puedes fastidiarte y desayunar las habituales tostadas/cereales/galletas. A menos que........

A menos que venga Super Pastélite con sus Mágicos Poderes Reposteriles y te traiga una receta de scones exprés! Cuando digo exprés es: un cuarto de hora para hacerlos, un cuarto de hora en el horno, y a la mesa. No os dará tiempo ni a terminar de poner la mesa y hacer los cafés, y los scones calentitos ya estarán encima de la mesa esperando. Que no me creéis? Os doy mi palabra de repostera! Es más: son súper sencillos de hacer, no necesitan ningún material ni ingrediente especial, y están deliciosos. Sólo me queda decir algo: de nada. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...