24 de enero de 2014

Madeleines (receta de Sophie Dudemaine)


Antes de que me apedreéis por afrancesada, quiero precisar que esta entrada se titula "madeleines" porque mientras las magdalenas españolas son redondas y se hacen con aceite, las madeleines francesas tienen forma de concha y están hechas con mantequilla.¡Que conste!

Dicho esto, hacía tiempo que no os daba la lata con la historia y los orígenes de algún postre (como hice con las Pavlovas o con la tarta Sacher), pero hoy os toca!


Las madeleines vienen de la región de Lorena, en Francia, concretamente de un lugar llamado Commercy.  De hecho, Commercy se hizo famoso desde finales del siglo XIX hasta el comienzo de la Segunda Guerra Mundial por el espectáculo colorido y ruidoso que ofrecían las vendedoras de madeleines en la estación de tren. Llevaban grandes cestas de mimbre y circulaban por los andenes gritando el nombre de la fábrica que representaban, mientras los viajeros se amontonaban en las ventanas para verlas y/o comprarles el dulce típico de Commercy. Esta peculiaridad contribuyó sin duda a la popularidad de las madeleines en Francia.

¿se llamarían todas Madeleine?

En cuanto al nombre y a la forma, hay varias teorías. Algunas fuentes dicen que llevan el nombre de Madeleine Paulmier, una cocinera que hizo estos bizcochitos para Stanislas Leszczynski, rey de Polonia y duque de Lorena (¡sí! Commercy está en Lorena). Según otros, Madeleine Paulmier no era la cocinera, sino la doncella que sirvió los pastelitos al rey que, fascinado por su belleza, decidió ponerles su nombre. Otras fuentes aseguran que una joven llamada Madeleine ofrecía estos dulces a los peregrinos que hacían el camino de Santiago, cuyo símbolo es, como todos sabemos, la concha de vieira: de ahí que les diera esta forma. Esto explicaría su llegada a España y la popularidad de las magalenas en nuestro país!

Sin duda, las magdalenas son uno de los dulces más literarios que hay y todo gracias a Proust y la famosísima escena de En busca del tiempo perdido. En ella, el narrador moja una "petite madeleine" en su taza de té, cuyo sabor no sólo desencadena sus recuerdos de infancia, sino que le hace revivir las sensaciones de entonces. La expresión "magdalena de Proust" ha permanecido como metáfora de aquello que de pronto te retrotrae a la infancia o te evoca recuerdos del pasado...

Y la receta de Sophie Dudemaine, ¿qué tiene de especial? Pues no lo sé, pero en Francia es de lejos la más popular. Así que es la que he elegido, y me ha encantado el resultado: las madeleines han quedado doradas y un poquito crujientes por fuera, como caramelizadas, pero tiernas y esponjosas por dentro. Por si esto fuera poco, es una receta que no requiere ningún utensilio (exceptuando el molde), que se hace con ingredientes que siempre hay en casa, y que desde el momento en que decides hacerlas hasta el momento en que te sientas a disfrutarlas, pasa una media hora escasa!

Consejos:

> Necesitáis, por supuesto, un molde de madeleines. El mío es de silicona.
> Como más ricas están, es tibias y recién hechas... Pero hay truquitos. Se pueden meter 5 minutitos a horno suave para calentarlas un poco antes de comerlas, o se pueden congelar nada más sacarlas del horno (aún calientes) y pasarlas por el horno cuando se vayan a comer.
> Tengo que decir que las mías seguían ricas tres días después de hacerlas, aunque es cierto que estaban menos blanditas, lo que no pareció importarles a mis compañeros de oficina que se lanzaron a mojarlas en sus cafés con leche!

Ingredientes:

- 120 g de mantequilla salada (yo usé dulce)
- 120 g de azúcar
- 120 g de harina
- 3 huevos
- 1 cucharadita de levadura en polvo
- 1 limón o naranja (ralladura y 5 cucharadas de zumo)

Elaboración:

Precalentar el horno a 240ºC y fundir la mantequilla en un cacito o en el microondas.

Mezclar en un bol la harina, la levadura y el azúcar. Incorporar las yemas. (a mí aquí se me quedó con grumos que ya no pude quitar, pero no se notó nada en la textura, y una compañera me dijo que a ella le pasa siempre y que es normal!)

Batir las claras con un tenedor sin montarlas, sólo como para hacer una tortilla.
Añadir a la mezcla anterior. Incorporar la mantequilla fundida. Añadir la ralladura y el zumo y mezclar bien.

Engrasar un poquito los huecos del molde (yo los pinté con los restos de mantequilla derretida del cazo). Llenar los huecos con una cucharada de la mezcla.

Hornear 4 minutos a 240ºC, bajar el horno a 180º y hornear 4 minutos más.



¡Contadme! ¿Cuál es vuestra "magdalena de Proust"?




13 comentarios:

  1. La mia son sabores que me transportan a mi infancia, como los pestiños de mi madre o sus buñuelos de viento, están de muerte como estas madalenas tan deliciosas, me encantan, un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo me gustan los buñuelos de viento… Y qué fantásticos los recuerdos de infancia! :)
      Un besote Carmen!

      Eliminar
  2. Hay sabores que me transportan a la infancia, como los churros con chocolate o no sé, son tantas cosas!
    Éstas madeleines te quedaron impresionantes! Tomo nota de la receta!
    Un beso y feliz finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Esmeralda! Tengo que animarme a hacer churros caseros para cuando me entre morriña de España… ;)
      Un beso!

      Eliminar
  3. Me encanta la foto...y las madeleines se ven perfectas, enhorabuena.

    He leído tu comentario en mis croissants, gracias por pasarte y a ver si te animas a hacerlos. Si los haces me lo cuentas, es todo un reto!

    Feliz finde también a tí, guapa!!!

    *Pilar*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pilar! Ya lo creo que es un reto lo de los croissants, pero en algún momento me animaré!
      Un beso!

      Eliminar
  4. Me tengo que hacer con un molde para hacerlas! Creo que me decantaré por el sabor a naranja, me encanta cómo queda en bizcochos ;)
    Un beso,

    Iñaki

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo las hice de naranja, y me encantaron, así que recomendado 100%!
      Un beso!

      Eliminar
  5. Ohhhhhh, que preciosidad de madeleines!!!! Me han encantado!!!

    Un besito,
    Sandra von Cake

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Danke schön Fräulein von Cake!!! :)

      Eliminar
  6. Menuda maravilla de blog y yo sin conocerte, ya me tienes por aquí y vengo para quedarme.
    Un beso fuerte, Isabel.
    Obsesión Cupcake.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Isabel, un placer tenerte por aquí!
      Un beso y nos vemos por tu blog o por el mío! ;)

      Eliminar
  7. Hola María, te cuento que ayer hice las madeleines y salieron barbaras, para que no se haga grumos la harina con las mezclas, mezclé la yemas con el azucar y despues agregué la esencia de vainilla y la harina mezclando muy suave y bastante y por ultimo las claras batidas un poco y seguí integrando, asi no se hicieron grumos, un beso y gracias por tan rica receta! Patricia desde Buenos Aires!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...