30 de enero de 2015

Bizcocho de After Eight





Creo que el bizcocho de la semana pasada, el de dulce de leche, sedujo rápidamente a todo el mundo. Mi tocaya María, que también vive en Bruselas, incluso me mandó una foto a los pocos días enseñándome cómo le había quedado! Con las mismas crestas nevadas que tenía el mío, por cierto!


El bizcocho de hoy no será del gusto de todos, lo sé. Lo llevé a la oficina, ese laboratorio de cobayas cuyo comportamiento analizo para evaluar el éxito de mis dulces. Todos dicen siempre que está muy rico, sí. Pero yo calculo otros factores como:

  • cuantos días tardan en terminárselo (normalmente el jueves ya no queda una miga, pero a veces vuela en día y medio)
  • si le gusta a los no-golosos (¡los golosos son demasiado fáciles de contentar!)
  • si alguien repite más de tres veces (el récord es SIETE)
  • si se pasa alguien que no trabaja en mi planta porque le han dicho que había algo rico
  • la cantidad, frecuencia e intensidad de los "hmmmmmmm..."
  • si me piden que lo repita (saben que es difícil, porque siempre estoy probando recetas nuevas para el blog)
  • el tamaño de los trozos que se cortan: ¿media loncha? ¿una gordita? ¿una normal?
  • los adjetivos usados: "está muy bueno" es lo estándar, yo me fijo en los "delicioso", "increíble", "bueníiiiiiisimo", "espectacular" 
  • el número de personas que me pide la receta
Todo esto lo observo con el rabillo del ojo desde mi despacho que debería llamarse "Puesto de Mando Reposteril". Si fuera buena en matemáticas, habría creado una ecuación con todos estos parámetros y podría darle una nota exacta a cada dulce que llevo al trabajo. Como soy una patata en matemáticas, pues sólo llego a una evaluación personal que la mayoría de las veces es previsible, pero en ocasiones me sorprende.

Este bizcocho de After Eight es el único que ha tenido tantos violentos detractores como enfervorecidos enamorados. Algunos cogieron un trocito pequeño y dijeron diplomáticamente "sabe un poco raro, como a menta", y otros repitieron tres o cuatro veces pidiendo la receta y diciendo que era el bizcocho más original y sorprendentemente delicioso que habían probado nunca. Cuidado: no es tan fácil como decir, si te gustan los After Eight, te gusta el bizcocho. A mí me gustan mucho los After Eight y el bizcocho me supo "raro", y a una compañera no le gustan los After Eight y el bizcocho le pareció espectacular. Así que sólo os queda una: ¡hacerlo y sorprender!



Consejos: 

> Es mejor asegurarse que el molde esté bien enharinado. El relleno de los After Eight se me fue para el fondo y me costó un poco desmoldarlo sin destrozos!

Ingredientes:

- 220 g de mantequilla
- 200 g de azúcar
- 250 g de harina
- 4 huevos
- 1 cucharadita de levadura en polvo
- 1 pizca de sal
- 200 g de After Eight





Elaboración:

Precalentar el horno a 180ºC.
Enmantequillar y enharinar un molde de bizcocho de 28-30 cm de largo.

Batir la mantequilla, el azúcar y la pizca de sal. Añadir los huevos uno por uno hasta conseguir una masa blanquecina y esponjosa.

Mezclar harina y levadura e incorporar.

Verter un tercio de la masa en el molde y alisar.
Colocar dos filas de After Eight así:



Verter otro tercio de la masa, volver a colocar dos filas de After Eight y cubrir con lo que quede de masa. Alisar.




Hornear unos 50-60 minutos hasta que al pinchar el centro del bizcocho con un palillo, salga seco.

Dejar enfriar el bizcocho y desmoldar.


¡sorpresa!


11 comentarios:

  1. WoW, que receta de bizcocho tan rica!!!! Me encanta la idea de ponerle esos chocolates mentolados!!!

    Un besito,
    Sandra von Cake

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sandra! Pruébalo y me dirás!!
      Un beso!

      Eliminar
  2. Me parece una idea fabulosa. La ppróxima vez que compre chocolatinas de este tipo lo haré porque a mi madre le encantan.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues seguro que le encantará el bizcocho también! Un beso!

      Eliminar
  3. Já fiz um semifrio com esses chocolate e adorei.
    O bolo ficou uma delicia
    bjs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te gustó el semifrío, seguro que te gustará el bizcocho!!
      Besitos!

      Eliminar
  4. Jajaja pero realmente no sospechan de tus análisis de comportamiento? A mí me parece muy interesante el bizcocho con el regustillo a menta.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno yo creo que un poco sí que sospechan.... jajajaja
      Besos guapa!

      Eliminar
  5. Riquísimo este bizcocho, nosotras hemos probado uno parecido y es verdad que la gente repite y repite hasta la saciedad, te ha quedado genial.Besos de Bea y Mara

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola, linda!

    ¡¡A mi me requeteencantan los After Eight y este bizcocho tengo que probarlo!! No sé cuál será mi reacción una vez catado, pero me cuesta pensar que pueda no gustarme, ¡me tiene que encantar y punto! Además, teniendo en cuenta que a ninguno de mis familiares consultados (de diversos grados jajaja) les gustan los After Eight, pues así no tendría que compartir con nadie, ¡bieeen, por fin un bizcocho enterito para mi! Yeeaah! Jajaja ;)

    ¡Deseando leer tu próxima receta de Bizcocho, María! ¡Para mi son de lo mejor de la Repostería (junto con la Bollería)!

    ¡Un abrazo grande, linda y muchos besitos!

    Yoly

    ResponderEliminar
  7. Este es mi veredicto: el sabor me encanta PERO el relleno de los after eight se pega a los dientes y queda raro. Mi solución alternativa sería hacerlo con mignonettes de naranja que 1) tienen más chocolat (jaja) y 2) no llevan relleno pegajoso. La semana que viene lo pruebo. Ah! Y si se quiere sabor a menta, se puede probar con el chocolate a la menta de NewTree o de Lindt...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...