5 de septiembre de 2014

Tartaleta Toda Roja y Tartaleta Toda Verde



En mi última entrada os decía que tuvierais paciencia porque las tartaletas, que aparecían tan desnudas, se iban a vestir de gala. Quizá os imaginabais algo muy complicado y elaborado... Y resulta que es simplemente fruta! Ya sabéis que soy muy frutera. Pero no me digáis que no son resultonas!!! Basta con hacer las tartaletas siguiendo la receta de base que publiqué la última vez, preparar una crema de almendra (facilísima) y decorarlas con  un poquito de mimo y buen gusto.

Para esta receta me inspiré en unas tartaletas que le vi al Chef Repostero Christophe Adam (no, por una vez no es Michalak!!) y me encanta el resultado. Me parecieron increíblemente elegantes y sofisticadas teniendo en cuenta que sólo llevan trocitos de fruta! ¿No es genial lo que puede hacer una buena presentación y un poco de paciencia?

Tengo que reconocer un fallo en esta receta: tendría que haberlas pintado con un sobrecito de esos de brillo para tartas... Lo tenía preparado y se me olvidó. Me di cuenta cuando las tartaletas ya estaban fotografiadas y comidas! Viéndolas ahora me parece obvio que les falta brillo, pero en su momento no me di cuenta... Lo siento!

Antes de pasar a la receta, permitidme que le mande hoy un saludo muy especial a Sofía, que fue mi niñera cuando yo era muy pequeña (y muy parlanchina) y es amiga de mi familia desde muchos, muchísimos años! Sé que sigue fielmente mi blog, me lee siempre y me ha echado de menos este verano!!! Un abrazo muy muy fuerte para ti, Sofi!



Consejos:

> La crema de almendra es un "tanto por tanto" porque tiene el mismo peso de mantequilla, azúcar y almendra. Es la que se mezcla con crema pastelera (2/3 de crema de almendra por 1/3 de crema pastelera) para hacer "frangipane", la crema que se utiliza en Francia para la "galette des Rois", el dulce típico de Reyes.

> Es importante que la mantequilla tenga textura de pomada: no tiene que estar fundida, sino trabajada con espátula o cuchara de madera hasta conseguir la misma textura que una pomada.

> La crema de almendra se puede conservar en la nevera un máximo de 48 horas (porque lleva huevo crudo). En caso de querer guardarla, ponedle un papel de plástico pegado a la crema (si el plástico cubre sólo el recipiente, se pueden crear bacterias).

> Se puede sustituir la crema de almendra por crema pastelera, que podéis hacer siguiendo la receta de Paco Torreblanca que publiqué aquí. En ese caso no hace falta volver a meterlas en el horno. Las rellenáis con la crema pastelera y las decoráis directamente.

> Probé la crema de almendra cruda y me pareció muy rica: de hecho me llevó a pensar que se podía consumir en crudo, sin pasarla por el horno, como la crema pastelera. He investigado en Internet y si bien hay gente que dice que sí, que se puede, hay otros que se rasgan las vestiduras diciendo que ni hablar, así que creo que he tocado un tema sensible... Se agradecen opiniones/comentarios a este respecto!



Para la base de las tartaletas, tenéis la receta aquí:

Para 8 tartaletas de 8cm de diámetro

Ingredientes:

Para la crema de almendra:

- 50 g de mantequilla pomada
- 50 g de almendra molida
- 50 g de azúcar
- 1 huevo
- unas gotitas de ron o de aroma de almendra (facultativo)

Para la tartaleta roja:

- 200g de frambuesas
- 300g de fresas
- azúcar rojo o granos de granada

Para la tartaleta verde:

- 1 manzana granny
- 2 kiwis
- unas uvas verdes
- 1 lima (ralladura)

- 1 sobrecito de brillo para tartas






Elaboración de la crema de almendra:

Con una cuchara de madera, batir la mantequilla hasta conseguir una textura de pomada (muy suave). Añadir el azúcar y la almendra y mezclar.

Incorporar el huevo entero y mezclar bien hasta conseguir una textura lisa.
Si se desea, añadir las gotitas de ron o de aroma de almendra.

Montaje de las tartaletas:

Llenar las tartaletas de crema de almendra y meter en el horno unos 15 minutos a 180ºC.

Mientras tanto preparar la fruta, pelando el kiwi y la manzana y cortándolo todo en dados muy pequeños.

Cuando las tartaletas estén tibias, decorar con la fruta... con mimo y cuidado!

Preparar el brillo para tartas siguiendo las instrucciones del sobre, y pintar con él las tartaletas.

El último toque para la tartaleta verde puede ser un poco de ralladura de lima, y para la tartaleta roja, un poco de azúcar rojo o unos granos de granada.







7 comentarios:

  1. Gosto muito de tartes com frutas e estas ficaram lindas e te frutos que eu gosto
    Bom fim de semana
    bj

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Hola María!! Las tartaletas te han quedado monísimas. Me encanta la fruta fresca, así que es una opción perfecta no solo para postre, sino para una rica merienda. Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Me pierden las tartaletas de frutas, pero mucho. En París cuando estuve se me iban los ojos a los escaparates de las pastelerías siempre a las tartaletas, que se quiten los macarons! Me encanta que hayas jugado con los colores y que hayas usado la crema de almendras de base, es una absoluta delicia. Y no te preocupes por el brillo, porque a veces se abusa de él para enmascarar fruta de menor calidad, y tus tartaletas son perfectas, gritan "cómeme"!.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Vaya tartaletas tan preciosas y riquísimas!!!! Se me han antojado ahora mismo María!!! Jejeje

    Un besito,
    Sandra von Cake

    ResponderEliminar
  5. Madre mía que coloridas, y el nombre que las has puesto me encantaaa, jaja. No sabría con cual de las dos quedarme, porque ambas tienen una pinta deliciosa. Bss

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...