14 de febrero de 2014

Panna Cotta de coco con fruta exótica


De entre todas las recetas que tengo en el tintero listas para publicar, había elegido para hoy con mucho cuidado una que no llevara 1) fresas (o en su defecto cualquier ingrediente rojo), 2) chocolate y 3) corazones. Ya cumplí publicando un Corazón de fresas con nata a principios de mes, y hoy pensaba ignorar San Valentín.

Pero como me he pasado un buen rato en el coche escuchando la radio debido al atasco por la huelga de transporte público en Bruselas (sin servicios mínimos), y he visto que el mundo se divide claramente entre los pro-San Valentín (generalmente almibarados) y los anti-San Valentín (generalmente agrios), he decidido tomar partido y explicar brevemente por qué no me gusta San Valentín.


En primer lugar, no me gusta porque es una fiesta excluyente. No es que excluya sólo a los solteros, es que exlcuye a los niños, a los viudos, a toda la gente que vive lejos de sus parejas (cosa que en mi entorno es muy frecuente) y a la gente sola, que es legión. Ninguna otra fiesta que se me ocurre, Navidad, Carnaval, Nochevieja o Sant Jordi es excluyente, cada uno es libre de celebrarla o no.

En segundo lugar, me molesta que sea tan descaradamente comercial. No vamos a ser hipócritas, hoy en día casi todas celebraciones llevan al consumismo. Pero no es (o no debería ser) el centro de la fiesta. Lo que importa en Navidad, es que la familia se reúne, lo atractivo de Carnaval, es pasárselo bien y hacer el tonto, lo bonito de Sant Jordi es que las calles se llenan de libros, y así... Todavía no he pillado qué es típico de San Valentín aparte de los regalos. ¿Salir a cenar con tu pareja? ¿Y eso es extraordinario?

En tercer lugar, estoy empachada de corazones rojos y rosas por todas partes: algunas veces consiguen hacer algo mono, pero casi siempre es de mal gusto y kitsch. ¿Y eso de que es "el día del amor"? Me gustaría que precisaran que es, en todo caso, el día del amor de pareja, que no es el único amor que hay... Qué sería de nosotros sin el amor de y a tus padres, tus hijos, tus hermanos, tus amigos, y hasta tus ahijados!

Dicho esto, que conste que me encantan las flores y los postres que llevan fresas y/o chocolate y que estoy muy agradecida a mis compañeros blogueros por haberme llenado esta semana la carpeta de recetas por probar con todas las delicias sanvalentinescas que han publicado!   

Y vamos con la receta de hoy, una receta rápida, fácil y sin horno: una crema de coco tipo panna cotta con kiwi, piña y plátano. Un postre fresco, rico y exótico!

Como los caminos de una mente bloguera son inexcrutables, la elaboración de este postre empezó de la manera más tonta: me sobraron dos rodajas de piña de una lata que abrí para un pollo al curry. "¿Qué postre podría yo hacer con algo de piña? ¡Una verrine! Le añadiré más fruta, tal vez kiwi... O plátano... O los dos. Necesito algo cremoso, pero la nata montada aburre. ¿Mascarpone tal vez? Anda, ya sé: ¡crema de coco! Nunca la he usado y la vi el otro día en el supermercado. Venga, hecho."

Luego resultó que tenía un resto de leche condensada en la nevera, y se lo añadí en lugar de azúcar. Me pareció que estaba demasiado líquido y como nunca había usado crema de coco y no sabía si espesaría al enfriar, decidí añadirle una hoja de gelatina por si las moscas. Me daba miedo que la fruta se hundiera! Al final usé un cuenco en lugar de vasito (en la foto parece un plato sopero, pero en realidad es del tamaño de un bol) y quedó como una panna cotta, con su punto justo de dulce y de ácido. Sabe mucho a coco, a kiwi, a piña y a plátano: los sabores no se matan entre ellos, y la verdad es que me gustó mucho. Quizá la próxima vez la haga sin gelatina a ver si queda como una crema espesa, seguro que también está rico. Si tenéis más idea que yo sobre la crema de coco, contádmelo en los comentarios que lo agradeceré!


Consejos:

> La crema o leche de coco se encuentra hoy en día en cualquier supermercado, normalmente en la sección de comida asiática. En mi súper está con las latas de fruta en almíbar, aunque se vende en pequeños bricks. 
> Si usáis leche en vez de crema de coco, quizá sea necesario doblar las cantidades de gelatina.

Ingredientes (para 4):

- 20cl de crema (o leche) de coco
- 10cl de leche condensada azucarada
- 2 kiwis
- 1 plátano
- 2 rodajas de piña
- 1 hoja de gelatina

Elaboración:

Calentar en un cazo pequeño la crema de coco con la leche condensada.

Mientras tanto, poner la hoja de gelatina en un cuenco con agua fría para que se ablande.

Cuando la crema empiece a hervir, apartar del fuego y añadirle la gelatina escurrida. Remover bien para que se disuelva completamente.

Servir en los vasitos o cuencos y dejar enfriar en la nevera un par de horas mínimo.

Pelar y aplastar con tenedor los kiwis y dejar en un colador para que vaya soltando el agua. Si no lo hacéis no pasa nada, pero os ocurrirá como a mí, que el kiwi soltará su caldito en el plato...

Justo antes de servir, cortar el plátano y la piña en trocitos muy pequeños.

Colocar en el centro de la pana cotta un par de cucharadas de puré de kiwi y encima un montoncito de piña y plátano.

Bon appétit!

24 comentarios:

  1. qué rico y qué presentación más bonita

    ResponderEliminar
  2. Un bocado fresco y delicioso, y si, yo tambien estoy empachada con tanto corazón. Bsss

    ResponderEliminar
  3. Es ver fruta y como soy una gordinchi, ya no me apetece ,jajajjajaa

    un bsz

    Luna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajajaja
      Yo al revés, cuanta más fruta tenga un postre más me gusta! :)

      Eliminar
  4. ¡¡Hola María!! ¡¡Feliz San Valentín!! Ja,ja, que no, que no. Bueno, lo mejor de todo es poder saborear este delicioso postre. Yo nunca he hecho nada con la crema de coco, y eso que hace un año compré una lata para hacer un postre con ella y ahí está muerta de risa. Pero viendo lo fácil que es esta panna cotta, creo que me voy a animar a hacerlo la semana que viene para casa. Además, me apetece un postre fresquito. ¡¡Muy buena idea!! Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ya tienes la lata comprada, no tienes excusa Isabel!! Ya me contarás cómo te queda! :)

      Eliminar
  5. Un postre delicioso, besos.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta la panna cota, nunca la he probado de coco..... Así q me apunto la receta!!! Y además acompañado de fruta!!! Me encanta!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo contigo respecto a la fiesta de San Valentín pero por suerte o por desgracia lo que vende, que es lo importante en esta fiesta, es el amor en pareja y por eso le dan tanta importancia.

    Esta pannacotta me ha resultado exquisita, suena exótica y diferente, me la anoto.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  8. Mi querida amiga, no me gusta nada San Valentin, pero despues de leer tu entrada he decidido, que seguira sin gustarme toda mi vida jejeje, te lo digo de corazon nunca mejor dicho, Bueno y decirte que este rico postre que has sacado de tu imaginacion me ha encantado, y tiene que estar delicioso. Mil besicos cielo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado que me lo digas "de corazón" jajaja, muy adecuado!
      Me alegro que te haya gustado mi postre. :)
      Otro beso para ti!

      Eliminar
  9. Menos mal que no he sido la única agria que no ha publicado nada rojo, no con corazones, ni san valentinero... Pienso exactamente igual que tú... Ya somos dos en el club!! ;)
    Por lo demás esta panna cotta me encanta. Sólo he hecho panna cotta una vez y no me gustó cómo me quedó. Creo que fue por la gelatina usada, que era agar-agar. La tuya se ve riquísima, como todo lo que haces :)
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo entendido que el agar-agar es más difícil de dosificar, Aisha... Seguro que con gelatina te quedará bien! Besos!!

      Eliminar
  10. Delicioso postre super apetecible, me encanta su aspecto y agradezco enormemente que no sea nada rojo, con corazones y almibarado...Si veo un sólo postre así me pego un tiro, qué hartura, qué falta de originalidad, qué pesadez, qué aburrimiento...

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola, María!

    Por suerte o por desgracia, yo sí soy del Club de los San Valentineros y lo he explotado a tope en el Blog. No creo en la comercialidad de las fiestas, pero sí en el materialismo de las personas. Por lo que pienso que una celebración puede llevarse a cabo con un poquito de imaginación, ilusión y mucho amor, sin tener que gastarse un dineral, incluso echando mano de lo que se tiene en casa. Pero bueno, para gustos, colores.

    El caso es que adoro la Panna Cota y la que tu has elaborado tiene una pinta extraordinaria. ¡Genial María!

    Gracias por compartir. ¡Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa!!
      A mí me encantan las celebraciones con imaginación, ilusión y amor, así que de acuerdo contigo en eso a 100%!
      Un besote y ahora me paso por tu blog que tengo pendiente una visita desde hace un siglo!!

      Eliminar
  12. Totalmente de acuerdo contigo,aunque es excluyente porque en su momento nos dejamos excluir,yo tengo celebrado san valentín con mi hermana,porque sí,porque nos queremos mucho,y en lugar de san valentin lo llamamos san fraternil XDD A mi lo que me repele es lo sumamente comercial que es,y que el amor se demuestra día a día,paso a paso,y con tiempo,no en un día porque lo diga una gran superficie...en fin!!Un postre delicioso,la panna cota se ve impresionante,apuntada queda tu versión!!!Besitos
    Carlos-Chocoboss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado lo de San Fraternil, Carlos!!! :))

      Eliminar
  13. Qué delicia, las frutas deben darle un toque delicioso a la panna cota! Me encanta!
    Saludos de Un Dulce Escape

    ResponderEliminar
  14. He encontrado ahora mismo tu blog y tengo que decirte que es un espacio encantador, me ha entusiasmado todo, asi que para no perderme ninguna entrada me hago seguidora ahora mismo!!
    Te invito a dar una vuelta por mi rinconcito, espero que tambien te guste!!
    Un Saludo
    dezazu.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tanto piropo y por hacerte segudiroa! Ahora mismo voy a visitar tu blog!
      Un beso!

      Eliminar
  15. Me encanta la panna cotta, y con esa salsita de frutas tiene que resultar de lo más apetecible, me gusta mucho como te ha quedado,si me guardas un poquito me acerco mañana al café!!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raúl, panna cotta no me queda, pero algo para acompañar un café SIEMPRE hay en mi casa! ;))
      Así que bienvenido! :)

      Eliminar
  16. que rico !!! muy apetecible.... mmmm,la copio ya !!! besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...